Se robo una garrafa, pero dejó un dedo

dedo

Le quedó enganchado en una púa colocada sobre una pared de la propiedad.

 Un joven que ingresó a robar en una casa de Posadas sufrió la amputación de uno de sus dedos al quedar enganchado en las filosas púas colocadas sobre una de las paredes de la propiedad.El insólito hecho ocurrió en la Chacra 135, zona Oeste de Posadas. El propietario había salido a almorzar con familiares el sábado y retornó pasadas las 16.30.

Apenas salió al patio trasero, notó que había desaparecido una garrafa de diez kilos de gas. El hombre buscó huellas de los ladrones y así fue como se topó con un dedo enganchado en una de las púas que había colocado sobre un muro perimetral que da a la calle Tripepi.

El propietario alertó a la Policía a través del 911. A los agentes les costó creer lo que escuchaban, pero enviaron al lugar un patrullero.

Tras constatar que se trataba de un dedo, los investigadores comenzaron a recorrer los hospitales, dando por sentado que el ladrón había acudido en busca de auxilio médico.

En la guardia del Hospital René Favaloro, en el barrio de Villa Cabello, los médicos confirmaron el ingreso de un joven de 19 años con la amputación total de uno de sus dedos. Y dijeron que decidieron derivarlo en una ambulancia al Hospital Escuela para una mejor atención.

Otro grupo de agentes fue hasta dicho centro asistencial pero cuando llegaron, el sospechoso ya se había retirado.

Para ser atendido había aportado a los médicos su identidad, la cual fue confirmada cuando los peritos tomaron las huellas dactilares del dedo que había perdido. Según detallaron voceros del caso, el acusado tiene antecedentes por robos.

Por la forma de la amputación, los investigadores creen que el ladrón llevaba colocado un anillo y fue ese accesorio el que se enganchó al momento de saltar el muro hacia la calle.

Fuente Clarín

Comentarios