Saber Ver: Alumnos de Huinca vivenciaron como convive una persona con discapacidad visual

saber 2

Estudiantes de Primer Año B del IPET 52 Carlos Pellegrini de Huinca Renancó llevaron adelante una actividad orientada a reconocer las dificultades que afrontan quienes sufren discapacidad visual y compartieron una charla con el Dr. Ignacio Bortiri, un joven abogado que logró su título universitario siendo no vidente y hoy es funcionario en la Asesoría Letrada de los Tribunales locales.

   La particular experiencia se desarrolló en el marco de las Jornadas de Integración de Saberes (J.I.S ) que se incorporaron a la planificación secundaria dentro del nuevo Régimen Académico.

Bajo la coordinación de la profesora Patricia Lovera y en la asignatura Lengua y Literatura, con el docente Ignacio Elgue, la jornada tuvo una clase introductoria donde los alumnos abordaron los conceptos de capacidad y aptitud mientras que elaboraron una serie de preguntas para hacerle al disertante invitado que asistió a la escuela el viernes 7.

   El Dr. Ignacio Bortiri les contó que una rubeola de su mamá en gestación y un glaucoma fueron la causa que deterioró su visión desde temprana edad y lo dejó sin ver a los ocho años para afrontar una nueva vida llena de desafíos. El abogado les contó, ante una atenta predisposición, que terminó su escuela primaria en la “Sarmiento” luego el secundario en el “Comercial” y se fue a Córdoba para empezar la carrera de Derecho con la ayuda de su hermano Eduardo que le grababa los textos para estudiar.

   Luego de diez años alcanzó su título y volvió a Huinca para ingresar, luego de un tiempo, en los Tribunales y ser parte de la Asesoría Letrada; “tengo un sistema informático llamado jaws que me permite generar documentos y también me ayudan mis compañeros” confiesa “Nacho” quien es un verdadero ejemplo de vida. Luego de las preguntas de los chicos donde conocieron detalles de cada día en la vida de Ignacio se hizo una recorrida por la escuela.

    Para eso los estudiantes se vendaron los ojos para poder sentir las sensaciones de no contar con la vista y poder tener en cuenta lo que es, para una persona con esta discapacidad, tener que desenvolverse diariamente. En la experiencia se sumaron la directora Cecilia Arias y el Vicedirector Julio Aguilera mientras los chicos aprendieron a “ver” lo que es no tener este sentido tan importante y comprender para ayudar a quienes lo sufren.

   El docente Ignacio Elgue, explicó que la iniciativa surgió luego de leer un cuento breve de Pedro Pablo Sacristán, “Saber Oir”, donde un niño sordo afronta dificultades y sus amigos y vecinos pasaron u día entero con los oídos tapados para tener dimensión de esta limitación; luego se tomó esa referencia para esta Jornada de Integración de Saberes y los chicos se mostraron muy interesados y pudieron compartir el caso real de este joven letrado no vidente que es un verdadero referente para la comunidad, incorporando valores vinculados a la convivencia.

Comentarios