Ley de Bosques: “El desmonte nunca se detuvo”

desmote 3

“Están logrando en los hechos lo que querían con la ley de bosques”

Lo dijo el legislador del Frente de Izquierda Eduardo Salas. Sostuvo además que el desmonte nunca se detuvo y que al gobierno provincial no le importa. Destacó la movilización popular del año pasado
 Para el legislador provincial del Frente de Izquierda y de los Trabajadores Eduardo Salas, el gobierno de Schiaretti no necesita una ley de bosques para lograr las metas que se había fijado con aquel instrumento. El borrador perdió estado parlamentario en diciembre pasado, pero Salas no cree que el oficialismo insista en la Unicameral. En cambio, asegura que sigue recibiendo fondos de la Nación, pese a estar fuera de regla, y que el desmonte nunca se interrumpió. 

Salas explicó que, si los legisladores peronistas y radicales se ponen de acuerdo, el proyecto de ley puede volver a tomar estado parlamentario.

“De todas formas, la ley de bosques vigente está caduca, porque se venció y habría que actualizarla. Pero el gobierno provincial ya dijo que no tiene intenciones de hacerlo este año. Y esto tiene que ver con que buscan medidas más favorables para imponer lo que no pudieron hacer por otra vía”, sostuvo el legislador del FIT.

“Yo no descartaría un acuerdo con el gobierno nacional para modificar la ley nacional, orientándola hacia los aspectos que Córdoba quería, que hacía mejorar la protección del bosque”, agregó el funcionario.

En tanto, precisó que el gobierno provincial avanzó “en el negocio agroforestal, con el negocio de la madera”.

Salas afirmó que esa herramienta abre la posibilidad de implantar especies exóticas, sobre todo coníferas y le deja al Ministerio de Agricultura la potestad de sembrarlas dónde, cuándo y en las condiciones que decida.

“Esto va a traer problemas muy serios, sobre todo con los antecedentes de incendios en plantaciones de coníferas. Digo esto porque hay un acuerdo con una empresa misionera para la provisión de un millón de plantines”, advirtió.

“Con esto, intentan zafar de la necesidad de exponerse a un nuevo rechazo a la ley. En cambio, buscan un acuerdo entre ellos de cómo imponer lo que la gente rechazó”, agregó.

“No hay controles”

¿Esto significa un cambio de estrategia? Porque la idea original de la ley de bosques era poder explotar las zonas de monte autóctono, sobre todo en el noroeste.

Es que no hay controles. Córdoba tuvo una ley que implicaba la prohibición total de tala de bosques, pero igualmente el desmonte fue brutal. Y se sigue desmontando. Por la vía de los hechos, se están dejando que las cosas avancen en este sentido. Además, el gobierno no tiene los recursos materiales para proteger el bosque nativo, ni los quiere tener. Evidentemente, hay un negocio inmobiliario en el norte cordobés. El simple cambio de zonas rojas a amarillas, que es lo que querían aplicar, supone un negocio de 500 millones de dólares. Es decir que hay en juego una cantidad de dinero muy importante.
Por eso quieren llegar a un acuerdo, ya que no estaba claro quién se beneficiaba con esa medida. Además, por supuesto, de lo que se logró con la movilización popular en rechazo a esta ley.

Si la ley de ordenamiento territorial cordobesa está vencida, ¿la Provincia sigue recibiendo fondos?

Hasta ahora, le siguen mandando los fondos. Es lo que nos han informado a nosotros. Cuando planteamos ese tema, nos dijeron que los fondos para el año pasado ya los tenía la Provincia. Creo que por algo el gobierno de Schiaretti no muestra desesperación por los fondos y tampoco hemos visto una intimación del gobierno nacional de que Córdoba regularice su situación o dejará de recibir fondos. Lo que sí veo es un acuerdo entre Cambiemos y Unión Por Córdoba para avanzar en colocar bajo la actividad económica a zonas que hoy no podrían ser explotadas.

Fuente: Puntal

Comentarios